19 abr. 2013

Reflexiones sobre la palabra competitividad


Reflexiones sobre la palabra  "competitividad"
 
En todos los diccionarios consultados, la palabra "competir" se une claramente a las palabras: lucha, rivalidad, adversarios.. etc. y las definiciones más generalizadas son:  "lucha o competición de dos o mas adversarios para conseguir el mismo objetivo" . "Rivalidad entre dos o mas personas por un mismo fin o para conseguir la misma cosa".

En los últimos 20 años esta palabra se ha aplicado sistemática y machaconamente al mundo del dinero y del beneficio económico y financiero, de tal manera, que no hay discurso ni planteamiento empresarial ni organizacional en que no se repita la palabra mágica. Tanto es así que parece que sea la razón de todo y para todo. Se ha instaurado como el indicador universal que mide todas las cosas, los procesos, las investigaciones, las organizaciones, etc. incluso las mas sagradas como las que conciernen al bienestar de las personas.

Las argumentaciones generalizadas desde las empresas, las universidades, las escuelas, los hospitales, etc.: "o se es competitivo a nivel numérico (dinero y cuenta de resultados) o bien desapareces del mapa.

Todo vale con tal de que los números y la rentabilidad económica sea buena y siempre en alza y en constante crecimiento.
 
Es un indicador fácil de medir, como argumentan sus máximos defensores, y por lo tanto fácil de aplicar, pero hoy en día y en el futuro próximo cada vez mas, las personas están tomando conciencia de que existen otras razones en la vida y otros indicadores con que medir las cosas, las organizaciones, las empresas, .

Indicadores como la Felicidad de las personas, el bienestar, el entorno, la salud, la conservación del planeta, etc. son los valores en alza y además son los que realmente generan la creatividad, la iniciativa, la innovación i los entornos Inteligentes.

Las nuevas tendencias están tomando fuerza y una de ellas es que el "sacrosanto PIB" no nos indica el bienestar de la gente ni su felicidad. Por ello tendríamos que empezar a reflexionar sobre estos indicadores que solo interesan a un grupo muy minoritario de personas y que precisamente nos han llevado al desastre económico en que nos encontramos. El sistema capitalista esta tocando a su fin y todavía nos aferramos a conceptos caducos.

¿Qué sentido tiene seguir usando una palabra que nos ha hecho tanto daño y que es la representativa del capitalismo más feroz y que nos ha llevado al desastre ?

Existen empresas competentes, rentables económicamente pero que su primer objetivo es dar un buen servicio o tener un producto lo mejor posible que sea necesario y que no perjudique ni a las personas ni al Planeta.

Estas empresas tienen otros indicadores y son los que se están elaborando desde la Economía del Bien Común. Una manera muy diferente de colocarnos en este mundo donde todas las personas formamos un todo unido, que es la humanidad y su inexorable evolución hacia la felicidad de todos/todas. 

Las palabras son muy importantes porque crean los pensamientos y estos crean las actitudes y conforman el ideario colectivo.

!Qué daño hacemos a nuestros niños que desde pequeños tienen esta palabra metida en su cerebro, en lugar de palabras como cooperar, colaborar, compartir, etc.  !   

 

15 abr. 2013

Cuando el dinero es el fin todo falla"

Cristian Felber: "Cuando el dinero es el fin todo falla"

Entrevista publicada por la Vanguardia el domingo 14 de abril
 
"Hay que dejar de medir el éxito común según el dinero y el beneficio generado en el balance financiero y el PIB, y hacerlo según objetivos como el bien común, la calidad de vida y la satisfacción de las necesidades. El dinero debería ser un medio, no el fin . De lo contrario todo falla" .
 
El dinero se inventó para indicar los precios de las cosas . Al ser muy fácil de medir ha terminado siendo el único indicador y determinando quien tiene mas y quien tiene menos como únicas mediciones del éxito.
 
La Economía del Bien Común, nos hace una propuesta a la que ya se han apuntado miles de empresas (200 en España) y es la siguiente:
 
El dinero es el medio y el bien común el objetivo final. Y todo ello es posible si nos basamos en los valores humanos de la dignidad, la igualdad, la equidad, confianza, la honestidad, la empatía , el respeto.
 
Para las mujeres en general, salvo algunas excepciones, el sentido de la palabra éxito es diferente que para los hombres y tiene más que ver con el equilibrio y el bienestar de las personas de nuestro entorno y las que amamos. La energía femenina debería estar mas presente en el Nuevo Paradigma